1994 - 1998

Tomando como punto de partida las obras presentadas en su última individual en la Galería Forum, Anselmo continúa el trabajo sobre el cuerpo humano con un cambio en la paleta y en el tratamiento de la superficie.  La gama de colores se orienta más a los rojos, amarillos y azules. En las obras más tempranas destaca un violento juego cromático reforzado por líneas blancas rectas y curvas que insinúan músculos expuestos. Conforme avanza en el tiempo, la paleta cromática se armoniza en tonalidades anaranjadas y violetas dispuestas en el plano, manteniendo como constantes las líneas blancas.

 

Sobre esta etapa en específico se cuenta con una reducida cantidad de obras, casi todas sin fechar, que ven su punto final en la tela presentada para la Primera Bienal Nacional de Lima en 1998.