1975 - 1979

Carrera hace su primera aparición en la escena local en una exposición colectiva hacia 1975. Pese a su juventud, la crítica local reconoció su madurez y maestría con el dibujo y la textura. Sin embargo, no es sino hasta 1979 que tendría su primera muestra individual en la Galería Fórum, galería con la que desarrollaría lazos de confianza y fidelidad, y con las que trabajaría por casi quince años.

Las obras producidas en este rango de tiempo se caracterizan por un gesto firme y sereno que toma como punto de partida la mancha sobre el papel para crear formas humanas que poco a poco se encaminan hacia el abstraccionismo. Del mismo modo, su trazo, con una marcada influencia de la técnica caligráfica, adquiere, con el paso de los años, una mayor rapidez y violencia.