Prensa I 1993

1)  6 de setiembre  I  Oiga  I  V Etapa  I  Nº 655  I  En la cultura  I  Anselmo Carrera en Forum. Nuevo cuerpo de pintura.  I  Jorge Villacorta  I  Páginas 56 - 57

Desde 1990, año en que hizo una muestra individual en la galería Forum por el breve espacio de diez días, el diciembre, el artista plástico Anselmo Carrera (Lima, 1950; formado en la Escuela Nacional de Bellas Artes) no ha tenido otra presentación importante de obra reciente en nuestro medio. Pasado mañana, miércoles 8 de setiembre, inaugura una nueva muestra en Forum. La expectativa por ver la obra última de este pintor es fuerte, sobre todo por haber sido anunciado que la exposición está compuesta de 8 pinturas en técnica mixta de formatos pequeño y grande, y 6 dibujos trabajados en color. Carrera retorna a la pintura sobre lienzo en su proceso, después de cinco años.

 

El no haber hecho muestras individuales por casi 3 años no quiere decir que Anselmo Carrera haya estado ausente de la escena plástica local. En setiembre de 1991 participó en la discutida exposición Arte de los No-Ventas, en la galería La Galería, precisamente con una pintura sobre tela, que en ese momento fue un experimento aislado.

 

En diciembre de ese mismo año, Carlos Aramburú Tudela, director del Instituto Fotográfico de Lima, invitado por el International Center of Photography (ICP) de Nueva York para actuar como nominador de profesionales peruanos a ser considerados en la selección final de los Infinity Awards 1992, preciados galardones en el área de fotografía, propuso a Carrera en la categoría de ‘Fotografía conjugada a la plástica’. Los trabajos en los que se sustentó esta nominación del pintor peruano fueron presentados en conjunto, en la galería de la Fundación Banco de Comercio, en la exposición Positivando los nexos: de Lima a Nueva York, organizada por el IAF en junio del año pasado para dar a conocer el nombre de los nominados peruanos y el de los ganadores de los Infinity Awards (en ‘Fotografía conjugada a la plástica’ se hicieron acreedores al premio Mike y Doug Starn, más conocidos como los Starn twins). Los 20 trabajos que se mostraron en esa ocasión eran los últimos de una serie que Anselmo Carrera había trabajado desde 1985 a 1990 en la técnica de la fotoserigrafía, que se basa en la transferencia de imágenes a un soporte -en este caso era papel- cuya superficie ha sido cubierta con emulsión fotográfica. Puede decirse que en estas fotoserigrafías de Carrera el proceso fotográfico de transferencia es sólo el inicio de una nueva plástica que comprende una intervención directa sobre la imagen lograda, empleando tintas serigráficas manejadas como materia pictórica, además de nuevas sobreimpresiones de otras imágenes.

 

Las figuras que aparecen en esta serie serigráfica de Anselmo Carrera son imágenes de periódico que representan la cobertura fotográfica noticiosa de la violencia en la sierra centro-sur del Perú en el aciago período entre 1984 y 1987. Ordenadas en cuadernos, las obras componen una serie de diario visual del artista, no pensado para exposición (algunas obras previas fueron, sin embargo, exhibidas en su muestra de Forum de 1988).

 

En este sentido se conectan con los trabajos que Carrera exhibiera en su individual de Forum en 1990, en los que a través de una imagen fotográfica del penal de la isla El Frontón aludía a los cruentos sucesos ocurridos en 1986, en torno al levantamiento de los internos. A diferencia de la obra expuesta en Forum en el ’90 -que también se basa en la fotoserigrafía pero lleva una intervención pictórica en técnica mixta que llega a apoderarse de toda la superficie en los trabajos, sumergiendo el proceso fotoserigráfico casi totalmente-, la obra presentada con su nominación del ICP se centra en el cuerpo humano, transformado más allá de lo concebible por su mutilación, desmembramiento y abandono. Es indudable que la tela presentada a la colectiva Arte de los No-Ventas, en la que se dejaba entrever un torso, es, de alguna manera, una transposición y sublimación pictórica a partir del cuerpo en la imagen fotográfica. Carrera, sin embargo, plantea ambiguamente la presencia del cuerpo en este caso: su trabajo en la superficie de la tela no se adhiere a la representación de la figura sino que busca liberación a través de marcas logradas con texturas y pincel, como destellos en rojos y naranjas, que pueden ser conectadas por el observador con la presencia de cuerpo sugerida, o tomadas como signos abstractos de su vocabulario de pintor.

 

Dado que Carrera retorna la pintura y con ella, la búsqueda de una cierta presencia de figura -en el límite mismo de la abstracción pura y la representación figurativa- el conjunto de trabajos que podrá ser apreciado en Forum desde el miércoles, entraña la continuación de la intensa convivencia del artista con el cuerpo doliente que yace insepulto en su obra. Podría decirse que si la representación pictórica de figura humana tiende, por lo general, a un ennoblecimiento insospechado aun de la fealdad repulsiva y de lo grotesco, una elevación que nace del propio tratamiento en pintura, es porque pintar un cuerpo encierra una poderosa elementalidad del impulso religioso, especialmente en Occidente. Entre los grandes artistas de segunda mitad del siglo, el desaparecido pintor británico Francis Bacon -cuya influencia, unida a la del artista mexicano José Luis Cuevas, se deja sentir en la obra temprana de Anselmo Carrera- comprendió esto perfectamente, y por ello buscó incorporar su sentimiento del ser humano como amasijo de instintos y apetitos en una representación de figura al interior de espacios pictóricos basados en la estructura compositiva desarrollada en la pintura religiosa europea para los polípticos. Estas obras en varias partes articuladas entre sí, daban cuerpos -físico y simbólico- a los altares en templos católicos.

 

A la espera de aproximarnos a la figura y a su transfiguración en la nueva pintura de Anselmo Carrera, es necesario señalar una nueva participación suya en un evento internacional -la más reciente anteriormente, muy elogiada por la crítica, fue en la III Bienal de Cuenca, Ecuador, en 1991- desde el próximo mes y hasta fin de año. Se trata de la Trienal de Grabado Graphica Creativa ’93, en el Museo Aalvar Alto en Jyvaskyla, Finlandia. En ella representará al Perú junto con Javier Ruzo (pintor que acaba de exponer individualmente en el Centro Cultural de la Municipalidad de Miraflores), Rhony Alhalel (quien presentó la anterior individual de pintura en Forum), y Rocío Flores (grabadora egresada de la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad Católica).

81.jpg

2)  8 de setiembre  I  El Comercio  I  Año 154  I  Nª 81040  I  Sección C  I  Cultural  I  Cuatro nuevas muestras desde hoy  I  Página C - 8

Después de tres años de ausencia en el circuito galerístico, Anselmo Carrera inaugura su décima exposición individual en la Galería Fórum, donde se ha podido apreciar toda su trayectoria artística.

Figura destacada de la generación de fines de los setentas e inicios de los ochenta, Carrera ha desarrollado importante labor, mereciendo premios y distinciones tanto en el país como en el extranjero. Es relevante su innegable talento y la fuerza de sus obras, en las que se aprecia su tenacidad e insistencia en la búsqueda de posibilidades en las diferentes técnicas en las que ha incursionado.

En el grupo de pinturas que presenta desde hoy destaca la abstracción de los personajes que no tienen límites discernibles, incorporados a fondos oscuros, trabajados a base de capas de pintura y de diferentes texturas que se entrelazan, transmitiéndonos ese mundo tan personal y complejo que siempre ha caracterizado a Carrera.

82.jpg

3)  9 de setiembre  I  Expreso  I  Cultural  I  Retorna Anselmo Carrera  I  Página B - 2

 

Después de una ausencia de tres años retorna al circuito galerístico el artista Anselmo Carrera, uno de los más destacados  exponentes de la generación de los setenta y comienzos de los ochenta, proveniente de Bellas Artes.

Carrera, que terminó su estudio en las especialidades de dibujo, pintura y grabado, está exponiendo desde 1979. En su carrera tiene logros importantes, como el primer premio de dibujo en la IV Bienal Americana de Artes Gráficas (Colombia, 1981); invitado especial para integrar la carpeta de sErigrafías “Cinco jóvenes pintores latinoamericanos”, realizada  por la Corporación Prográfica. El 87 fue becado por la Fundación Read de Estados Unidos para el Fund for Artist Colonies. Y para redondear la faena, el 92 fue nominado, en la categoría de “artista visual que usa la fotografía como medio”, al Infinity Awards of the International Center of Photography, en Estados Unidos.

Debemos agregar, finalmente, que Carrera ha expuesto individual y colectivamente tanto en Europa como en Estados Unidos; en Finlandia como en Puerto Rico, en Inglaterra como en Punta del Este. En fin, un currículum vitae apetecible para cualquier artista que se respete.

Pues bien, el retorno de Anselmo Carrera se da ahora a través de la individual que el artista presenta en la Galería Fórum, Larco 1150, Miraflores.

En estos trabajos que nos da a conocer ahora, realizados en este último tiempo, la abstracción es su común denominador. Sus personajes no tienen límites discernibles, incorporándose o  refundiéndose con los fondos oscuros en los que surgen, transmitiendo un oscuro y complejo mundo; un universo sin rostro, agresivo y terrIble.

83.jpg

4)  13 de setiembre  I  Revista Sí  I  Carrera

 

Después de tres años de ausencia, vuelve Anselmo Carrera con su décima individual. En las pinturas que nos presenta esta vez, destaca la abstracción de los personajes, sin límites discernibles, incorporados a fondos oscuros trabajados con diferentes texturas que se entrelazan trasmitiéndonos su mundo personal y complejo. Va en Fórum (Larco 1150, Sótano) hasta el 21.

84.jpg

5)  15 de setiembre  I  El Comercio  I  Año 154  I  Nª 81047  I  Sección C  I  Cultural  I  A Anselmo Carrera le interesa la referencia a lo humano  I  Página C - 8

 

El pintor Anselmo Carrera está convencido de que no existen palabras que puedan agregarse a lo que ya expuso en sus pinturas. Dice que es pintor que no piensa lo que está expresando en sus cuadros.

“El pintor vive en carne y hueso lo que le ocurre al resto de la gente. Y eso se refleja sobre el lienzo donde se  objetiva la visión del artista. Aquí están  mis ideas artísticas, políticas, mis sentimientos y vivencias”.

Carrera inauguró muestra personal, recientemente, en la Galería Fórum. Minutos antes de cerrar la galería conversamos con él.

Dentro de que ámbito te sientes a gusto ¿entre los figurativos o los abstractos?

Me dicen que tiendo a lo abstracto. Y me dicen que por qué de una vez no soy abstracto. Aquí en mis cuadros hay muchas cosas de la abstracción, hay imágenes  etéreas. Pero yo todavía quiero conservar la forma, la figura humana. No se por qué, pero por ahora me interesa esta referencia a lo humano. Estas imágenes están construidas sobre otras imágenes que están transformadas, tapadas, raspadas y nuevamente reconstruidas.

¿Crees que el arte debe ser bello, sensual, impresionante, o qué?

Puede ser eso, puede ser muchas cosas. Ahora no hay recetas.

Tampoco hay propuestas ni ideas colectivas de lo que debe ser el arte.

El arte es un trabajo individual, pero también es una relación, y una interacción entre personas.

¿Entonces piensas que hay más personas persiguiendo en sus cuadros lo mismo que tú persigues?

Creo que sí. Hay como una atmósfera, encuentras que hay en tal pintor algo que existe en ti. No te puedo mencionar nombres de pintores, pero sé que en otros pintores allí hay una parte tuya. El trabajo no es el mismo, puede ser distinto, pero es algo que parece estar flotando por allí.

85.jpg

6)  22 de setiembre  I  Expreso  I  Año XXXII  I  Nº 11704  I  Sección B  I  Cultural  I  Agenda  I  Exposición  I  Pinturas  I  Página B-2

 

Pinturas. Décima exposición individual de Anselmo Carrera. Abstracción de personajes que no tienen límites discernibles, incorporados a fondos oscuros estupendamente trabajados. En galería de arte Fórum, Larco 1150, desde las 10.00 horas.

86.jpg

7)  26 de setiembre  I  Expreso  I  Año XXXII  I  Nº 11708  I  Sección B  I  Libro / Objeto. En los dominios del arte conceptual  I  Silvio de Ferrari Lercari  I  Página B – 1

 

Bajo la referencia del libro como objeto, la galería Fórum propuso una idea. En esa óptica, nueve artistas modernos en su concepción del arte, revierten la idea y el concepto de un objeto que, de una u otra forma, es uno de los elementos cuya expresión utilizamos u observamos en la cotidianeidad.

La construcción del <<objeto>> como arte tiene sus raíces a comienzos del siglo XX (aunque hay ejemplos no <<deseados>> en la antigüedad). Su correspondencia con el tiempo atrae, en intención y contenido, tanto en lo privado como en lo público. Lo blasfemario como lo lírico; lo político como el principio de la trascendencia; la infinitud.

Manuscrito o impreso, epistolar o <<iluminado>>, ese objeto, en variedad de materiales, es tratado en la muestra que exhibe actualmente Fórum en Miraflores.

El tema propuesto conduce a laos (SIC) artistas a una reflexión. Convengamos en principio en que ésta es una muestra cuya visión racionaliza conceptos y los manifiesta en ricas y variadas posibilidades de materiales y, esencialmente, en inspiración creadora.

Inmerso en la <<modernidad>>, la visión del objeto no es coincidente con la <<idea>> que habitualmente manejamos del objeto-libro. Admitamos que para comprenderla, no es necesaria la razón, esta concresión es bien explicitada en las obras de Anselmo Carrera El pequeño libro, en buena combinación de colores dorado-negro de <<grumosidad>>, y la Correspondencia de Patricia Camet, que a través de nueve objetos de cerámica plantea un epistolario, que va adquiriendo la forma del papel que rebasa su contenido y en el que se expresan textos.

El espacio <<ceremonial>> está presente en Fragmento de memoria de Rhony Alhalel y Año cristiano de Jaime Romero. En el primer caso, el objeto es la máquina de escribir a la que solemniza con cirios, ideogramas orientales y un cierto <<exceso>> de ornamentos que culminan en el suelo. En el segundo, hay una <<idea>> sin que el libro corresponda a ella, pero al mismo tiempo se percibe entre la estola y los exvotos una elaboración más medida al concepto.

Libro de Sylvia Westphalen es un buen trabajo en granito blanco. Los cortes transversales le confieren la <<página>> y al mismo tiempo el contenido y la textura que se puede lograr a través de la nobleza del material. La presencia del metal está vigente en Esta vaina es un libro-este libro es una vaina, sugerente trabajo con cierta aparente sensualidad en forma y eclosión-ruptura del metal de Juan Pacheco.

La transparencia en la dimensión medida y el sentido óptico son un buen resultado logrado en Transparencia en acrílico de Roberto Fantozzi.

En No hay bala que mate a la verdad, el libro <<perforado>> impone la idea al texto: obra buena propuesta de Alberto Casari. La tonalidad en plácidos matices azules, expresados con ingenuidad por diámetro y pequeña altura en el trabajo Aroma Azul de Alicia Cabieses, completan la diversidad de propuestas. Materiales, ideas, construcciones, planteamientos que <<dialogan>> en el conjunto.

Un buen grupo de artistas. Una buena exposición bien elaborada y concebida por quienes la plantearon y ejecutaron.

8)  30 de setiembre  I  Caretas  I  Año XLII  I  Nº 1280  I  Sobre Arte  I  Por partida doble  I  Luis E. Lama  I  Página 71

 

PARA LEERTE MEJOR

Juergas como las de antaño la que ha armado FORUM. La galería ha organizado una suerte de homenaje al libro con un poca ortodoxa selección de artistas que les garantizará a ustedes une buena removida en cuanto a los que puedes ser el arte en el Perú.

Conspicuas participaciones con Roberto Fantozzi; Cabieses; Westphalen -con formidable escultura-; Alhalel; Camet -candoroso conjunto de platos-; Pacheco, -¡qué vaina de escultor-; ponen, entreo otros, la nota mayor de la imaginación y el alto tono del ingenio. Anselmo Carrera le cocina una torta dorada en homenaje postmortem a Mao. Allá él. Las colectivas están lejos de ser aburridas. Todo depende quién invita quién participa. Esta logra el equilibrio y es una buena recomendación para los días malos, para los ociosos que prefieran la imagen a la palabra o dedicada a aquellos que dispongan 30 minutos para pasarla bien.

88.jpg

9)  4 de octubre  I  Oiga  I  V Etapa  I  Nº 659  I  En la cultura  I  Imaginando el texto  I  Páginas 52 - 54

 

En la actualidad -esto es una constatación- se ha perdido la hábito de leer libros. Ha sido reemplazado por la lectura de imágenes: gráficas, fotográficas, televisivas, cinematográficas. Se trata, sin embargo, de una lectura primaria, inmediata e instintiva, que en su rapidez no se apoya en el análisis de la imagen. Es más, hay un bombardeo visual que opera por reiteración intensiva y que da lugar a que, auntomáticamente, ante cierto tipo de imagen, el público receptor tenga ya almacenada en el cerebro una leyenda preparada (y que puede suponer un prejuicio no cuestionado que puede ser usado para manipular opinión).

En estos tiempos de saturación de imágenes, la galería Forum ha invitado a nueve artistas visuales -Rhony Alhalel, Patricia Camet, Alberto Casari, Anselmo Carrera, Roberto Fantozzi, Alicia Lama, Juan Pacheco, Jaime Romero y Sylvia Westphalen- a imaginar y realizar, con total libertad, un libro que tal vez pueda ser una representación -una imagen- del libro y su lugar en el mundo dominado por imágenes. Es decir, un libro en el que el aspecto de objeto cultural esté en primer plano. El resultado es una muestra colectiva de interés.

Alguno artistas participantes en la exposición hablan de sus libros a continuación:

Patricia Camet, escultora

“He armado un libro -retomando la forma del plato como soporte- con una secuencia; está hecho de nueve cartas. No todo es imagen, hay palabras. Cada carta representa la historia que cada uno se puede inventar. Pero finalmente, detrás de esas cartas, está mi texto también; que son pensamientos que vengo acumulando desde hace tiempo, y son de una carta que le escribí a Julio Galán, un pintor mexicano a quien yo admiro mucho, quien a su vez tiene una especie de fantasía con el cantante español Miguel Bosé. Toda la secuencia se llama ‘Correspondencia’ y son las cartas que nos escribimos Julio Galán, Miguel Bosé y yo. Por eso he incluido dos textos de canciones -o poemas- de Miguel Bosé. Antes yo quería que la lectura de mi obra fuera clara, quería transmitir mi motivo o intención. Ahora creo que estas nueve cartas te permiten fantasear. Cada espectador crea su propia fantasía con lo que ve”.

Anselmo Carrera, pintor

“Mi libro representa un caso de cómo un hombre héroe y figura histórica, puede desaparecer bajo un mito: Mao tiene dimensiones sobrehumanas en ese sentido. La imagen es provocadora, pero yo no hago sino reflejar lo que se ha tejido en torno a Mao. En el Perú vivimos un período en el que hay actividad subversiva todavía. Si tanto la política y la religión, el arte mismo, no hacen posible la reflexión sobre los eventos históricos que conmueven a un País -como ocurrió con el nazismo del que nadie habló en Alemania después de la Guerra- puede haber rebrotes (como los hay ahora con los neonazis). La idea es provocar con mi libro una reflexión en torno a cómo Mao se ha convertido en el ícono de una nueva religión; cómo para unos es el centro mismo del cielo (y para otros, el corazón mismo del infierno). Creo que el arte tiene que ser el espacio de reflexión que han dejado de ser la política y la religión. Y el arte mueve a reflexión a través de la provocación”.

Jaime Romero, pintor

“Saber pintar es hacer algo con perfección. Y saber coser también es un arte, como saber cocinar. Así que bueno, creo que me metí en camisa de once varas y quise hacer una intervención plástica en un libro de costura ya existente, que realmente, a la larga, resultó equivalente a hacer un libro. Son casi 400 las páginas que voy a terminar interviniendo, porque ahora el trabajo no ha sido concluido. Va a continuar. Vendría a ser una cosa conceptual llegar a hacer una exposición individual en la que todos pasen, de uno por uno, a ver el libro. Es un libro religioso: un Año Cristiano o Sancto sanctuotum; la vida de los santos. El trabajo iba a comprender la iconografía religiosa de cada santo haciendo un collage sobre las ilustraciones que aparecen en el libro; seguía, en otra página, una gran letra, como el códice, luego el nombre del santo y una pequeña oración; luego un dibujo mío sobre las páginas con texto en el libro”.

89.jpg